España: las ayudas a la banca las pagarán los ciudadanos.



" O el mundo se organiza sobre bases de justicia y dignidad humanas
donde no caben los mercaderes, o no se organiza de ninguna manera."
León Felipe.

España:  las ayudas a la banca las pagarán los ciudadanos.

España: las ayudas a la banca las pagarán los ciudadanos.

28 de Julio de 2013
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto

SERPAL 470 - 13 España: las ayudas a la banca las pagarán los ciudadanos.

* Carlos Iaquinandi Castro. Redacción de SERPAL.

El Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria ( FROB ) asume que se perderán gran parte de los fondos inyectados a la banca española el año pasado.

En el resultado de las cuentas correspondientes al 2012, el organismo estatal revela pérdidas por más de 26.000 millones de euros, y admite que la crisis de las cajas ha costado a los contribuyentes españoles casi 37.000 millones si se tienen en cuenta las pérdidas del año 2011. El fondo de rescate considera perdidos esos millones que son parte de los 52.000 entregados a Bankia, Novagalicia, Catalunya Banc, Banco de Valencia, Caja España Ceiss y BMN.

No hay que buscar mucho en las hemerotecas para encontrar la frase del presidente Mariano Rajoy cuando afirmó que no iba a dar dinero público a los bancos.

Fue en noviembre del 2011 en el debate televisivo con el socialista Alfredo Rubalcaba. Después, ya en el gobierno, fue su ministro de economía, Luis de Guindos, quien dijo que el dinero necesario "para sanear la banca española" saldría del Fondo de Garantía de Depósitos, o sea, de fondos aportados por la propia banca. También proclamó que se impondrían condiciones especiales a los bancos por ese rescate, pero afirmó que "no afectarían a los ciudadanos".

El rescate tantas veces negado llegó hace poco más de un año entregado por la Unión Europea, y a pesar de todas las promesas, vino acompañado por una retahila de condiciones que se transformaron en múltiples recortes que afectan gravemente a los presupuestos, en especial a las áreas sociales, enseñanza y sanidad. Aunque siempre se intentó minimizar el alcance de los recortes, los ciudadanos comprobaron en pocos meses el deterioro de servicios públicos, de las ayudas sociales, de las becas en educación, del copago de medicamentos y servicios sanitarios, de los riesgos inminentes sobre el sistema previsional ( jubilaciones y pensiones).

A todo ello y a partir de su mayoría parlamentaria absoluta, el Partido Popular en el gobierno aprobó una reforma laboral que significó un brutal retroceso en los derechos y condiciones laborales de los trabajadores españoles. Presentado como un instrumento para facilitar la creación de empleo, la reforma se convirtió en una herramienta
ideal para despedir trabajadores, y en lugar de crear puestos de trabajo, dejó a cientos de miles de ciudadanos en la calle, alcanzando unas cotas de desempleo superiores al 27 por ciento, cifra que en el caso de los jóvenes supera el 52%.

Hace poco más de un año, en junio del 2012, el presidente Rajoy explicaba el rescate de la "troika" europea afirmando categóricamente "es un préstamo a la banca que pagará la banca". De Guindos y Montoro, sus ministros de economía y de hacienda respectivamente, ratificaron por su parte que ese dinero lo pagaría la banca y no los ciudadanos. De allí en más se sucedieron similares afirmaciones de otros representantes del gobierno. La propia vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, afirmaba a fines de agosto del año pasado que la reestructuración del sistema financiero español tenía "el objetivo básico y fundamental de que no cueste un euro al contribuyente".

La empecinada realidad

La realidad, como viene ocurriendo, desmiente promesas, compromisos y afirmaciones oficiales. El diario "El País" en un artículo de sus páginas sobre Economía titulaba el sábado pasado: "El estado pierde casi todo lo dado a la banca". Y añadía que "el fondo de rescate admite que ha perdido 36.000 millones de los 52.000 inyectados en las cajas nacionalizadas". Infolibre.com, tituló "Los ciudadanos enterraron el año pasado 26.000 millones en un rescate a la banca que no les iba a costar ni un duro".

En el horizonte inmediato, el FROB deberá asumir las subastas de Catalunya Banc y Novagalicia, circunstancia que según las previsiones de los técnicos, puede generar nuevas pérdidas. Eso agravaría su situación actual, estimada en un déficit de casi 22.000 millones de euros. Puede que para reparar ese nuevo "agujero" financiero, el fondo recurra al préstamos de las autoridades europeas (MEDE) que llegó a unos 40.000 millones. En la práctica será "el rescate del fondo de rescate". En fuentes oficiales se mantiene la actitud de quitar dramatismo a la situación, alegando que el FROB "tiene una cómoda posición de tesorería para hecer frente a sus compromisos a medio plazo", como apunta el diario "El País".

Lo que vendrá

Lo cierto es que el gobierno español mantiene el rumbo de sus políticas, ajeno a las graves consecuencias económicas y sociales. El propio Partido Popular afronta en paralelo la crisis y el escándalo provocado por los procesos judiciales que revelan tramas de corrupción que parecen enraizadas como prácticas habituales en sus estructuras al menos en los últimos 20 años. Entre otras, aparecen sobresueldos para altos funcionarios, pagos con dinero de cajas "B", o "donaciones" extralegales de empresas que luego resultaron beneficiarias de grandes obras. Pero la corrupción no parece limitarse al partido de gobierno, también en el seno del Partido Socialista Obrero Español y en "Convergencia i Unió", partido que gobierna en la autonomía catalana, están en marcha juicios y procesos por casos no menos graves.

La coincidencia con el clásico período vacacional de los meses estivales, ofrece un panorama de relativa calma social. Pero las protestas no han cesado. El domingo pasado una nueva "marea blanca" recorrió Madrid rechazando la privatización de seis hospitales y los recortes a los presupuestos de la sanidad pública. En otros puntos de la geografía española se suceden protestas, manifestaciones y rechazos por los recortes. Pero Rajoy y su gobierno insisten en ignorar el descontento que en muchos sectores se transforma abiertamente en "bronca". Todo hace suponer que setiembre, con el reinicio de las actividades educativas y desaparecidos los puestos provisionales de trabajo generados por el turismo, la situación volverá a encresparse y ya las palabras y las promesas no serán suficientes para contener el descontento social.-


Carlos Iaquinandi Castro
Redacción de SERPAL
Servicio de Prensa Alternativa


*** Interesados en antecedentes sobre el tema, ver en www.serpal.info :
( picar en "indice noticias SERPAL" el año 2012 y abrir el envío 459 // "España Cruje" del 10 de junio del 2012.)

 

 

Prepotencia imperial y complicidad europea >>