BRASIL: Como conseguir que la gente vote contra sus propios intereses.



"Es una desgracia ser patrón en Brasil, porque los trabajadores
tienen demasiados derechos".
Jair Bolsonaro, presidente electo de Brasil.

BRASIL: Como conseguir que la gente vote contra sus propios intereses.

2 de Noviembre de 2018
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto
BRASIL:
Como conseguir que la gente
vote contra sus propios intereses…
Por Carlos Iaquinandi Castro,
Redacción de SERPAL, Servicio Prensa Alternativa.

El país más extenso y más poblado de América Latina, decidió el domingo elegir como presidente al ultraderechista Jair Bolsonaro que anunció que congelará los presupuestos para educación y sanidad, dijo que los trabajadores tienen demasiados derechos, y anticipó que dará facilidades para la tenencia de armas para terminar con los delincuentes. No oculta su desdén por la condición femenina ni su desprecio por los afrobrasileños. Además tiene intención de privatizar las empresas estatales. Como compañero de fórmula eligió para la vicepresidencia a un general en retiro, también nostálgico de la dictadura militar que gobernò al país entre 1964 y 1985, y tan racista como él.

Su rival en esta segunda vuelta, era el izquierdista Fernando Haddad, quien a último momento debió reemplazar a Lula Da Silva, fundador y lìder del Partido de los Trabajadores. Este permanece encarcelado desde hace 7 meses con cargos por una trama corrupta en la que también aparecen implicados numerosos políticos y empresarios. Muchos consideran que su detención es injusta e incluso el Comité de DD.HH. de la ONU había pedido en agosto pasado al gobierno brasileño, que permitiera a Lula presentar su candidatura. Las encuestas en ese momento, le consideraban claro vencedor de los comicios. Las autoridades no se lo permitieron.

Así fue que Haddad, el profesor que le acompañaba en la fórmula debió ocupar su lugar. Este hizo una intensa campaña personal, pero no tenía ni el carisma ni el liderazgo de Lula. Mientras tanto, Bolsonaro rehusó confrontar ideas y proyectos en debates con su rival, y se limitó a intervenir en cadenas de TV que le respaldaban. El candidato se proclamó como la "única salida" para su país, y anunciò que emplearía "mano dura, la que hiciera falta" contra la delincuencia, uno de los graves problemas de Brasil. Mujeres, afrobrasileños y homosexuales fueron blanco de los ataques y el desprecio de Bolsonaro.

Un país dividido, diò la victoria al ultraderechista.

Este país de 209 millones de habitantes, dio en segunda vuelta una ventaja de 10 puntos al ex capitán Jair Bolsonaro. Obtuvo algo más de 57 millones de votos, contra 47 millones de su rival. Fue el vencedor en el 94% de los municipios de rentas medias y altas, mientras que Haddad se impuso en el 90% de los más pobres. Sin embargo, para que salgan las cuentas, Bolsonaro tiene que haber conseguido votos entre los pobres y otros colectivos. Los analistas políticos intentan explicar como Bolsonaro con sus mensajes simples y repetitivos basados en que aplicará mano dura contra la corrupción y la delincuencia, logró convencer a sectores sociales que potencialmente serán víctimas de sus medidas económicas y el retroceso en derechos sociales.

El escritor y sociólogo argentino Atilio Borón, en una crónica publicada en la víspera de los comicios, contó que aprovechando la espera de su vuelo de regreso a Buenos Aires, conversó con empleados y trabajadores del aeropuerto de Río de Janeiro. Todos se manifestaron partidarios de Bolsonaro. Estaban convencidos de que Lula y su gente "eran unos ladrones". Cuando les preguntó sobre la redistribuciòn de la riqueza durante el gobierno de Lula, que permitió salir de la pobreza a 30 millones de brasileños, le respondieron que "eso fue para que ellos pudieran seguir robando". "Pero por suerte - añadió otro - se levantó el gigante", refiriéndose a Bolsonaro. El sociólogo, coincide con otros analistas, en que el WhatsApp y las redes sociales son los canales por los cuales se "informan" los sectores populares. Desde allí, y tal como lo hiciera Steve Bannon, el reaccionario asesor de Trump en EE.UU., lanzaron andanadas diarias de mentiras y difamaciones contra los rivales "petistas". Ellos se encargaron de crear una sensación de incertidumbre y caos, magnificada por los medios, reclamando la mesiánica aparición de un lider fuerte que impusiera orden.

Los pentecostales, decisivos

El aporte religioso de los pentecostales, que llevan años realizando un inteligente trabajo social en las favelas, fue otro de los factores que inclinó la balanza en la segunda vuelta, con el voto casi masivo de sus casi 25 millones de fieles. Estas corrientes religiosas se extienden en muchos países del continente con sus valores conservadores, patriarcales y homofóbicos.Pero en los barrios donde domina la pobreza y la delincuencia, han logrado insertarse, primero a través de las mujeres, y luego ellas convencen a sus parejas para que se impliquen en otras formas de conducta que producen mejoras en sus niveles de vida. En Brasil la llamada Iglesia Universal del Reino de Dios, controla 70 canales de TV, más de 50 emisoras de radio, un banco, varios diarios y tiene 3.500 templos. La Red Record, muy utilizada en esta campaña por Bolsonaro, es una de las de mayores audiencias y factura mil millones de dólares al año. ( Interesados en el tema pueden leer el artículo "Pentacostalismo y movimientos sociales" de Raúl Zibechi, publicado en "Rebelión", http://www.rebelion.org/noticia.php?id=248169 ,citado en parte en esta nota).

El candidato del dinero

Pero nada de esto hubiera sido posible, sin que los poderes económico-financieros, no le hubieran elegido como “su candidato”. No es casual que Bolsonaro anunciara bajar los impuestos a los terratenientes, calificara como “terroristas” a los campesinos del Movimiento de los Sin Tierra, y hablara de liberar zonas de tala de bosques para dar paso a la siembra de soja y ganadería. Así como el legendario obispo catalán Pere Casaldáliga ha sido el defensor de los campesinos e indígenas brasileños, Bolsonaro se presenta como benefactor de los terratenientes. Su asesor económico y superministro que fusionaría en una sola cartera finanzas, planificación, industria y comercio es Paulo Guedes, ultraliberal formado en la escuela de Chicago y que fue profesor en Chile durante la dictadura de Pinochet. Quiere reducir la deuda pública vendiendo las empresas estatales y diseñando un sistema jubilatorio de capitalización privada como el que hundió en la pobreza a los pensionistas chilenos.

“Conozco la película, ya la viví aquí y en Argentina”…

El conocido escritor brasileño Eric Nepomuceno, publicaba en la víspera de la segunda vuelta electoral un texto desgarrador. Recordaba los años de la dictadura en su país y su exilio en Buenos Aires. Y finalizaba expresando "y ahora mi país cae bajo las garras de una especie de Pinochet parido por las urnas"."Conozco la película, la viví aquí y en Argentina. Y el final es trágico. Adiós mi país, adiós".

Lo cierto es que el alcance de este resultado electoral es inquietante para el futuro del pueblo brasileño y para toda América Latina. En una próxima nota, analizaremos los alcances del "efecto Bolsonaro" en el resto del continente y del planeta.

* Carlos Iaquinandi Castro
Redacciòn de SERPAL


Enlace con la nota en nuestra web
http://serpal.info/noticias/Brasil_528

 

 

¿Somos todos cómplices de una monarquía absolutista y asesina ? >>