ARGENTINA: Multitudinario rechazo al fallo judicial



"La memoria es un pájaro de fuego
que ejerce un oficio luminoso:
es la clara pasión de contramuerte"

Hamlet Lima Quintana


ARGENTINA:
Multitudinario rechazo al fallo judicial

ARGENTINA: Multitudinario rechazo al fallo judicial

11 de Mayo de 2017
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto
EL PUEBLO UNIDO
EXPRESIÓN SOBERANA
CONTRA LA IMPUNIDAD
Por Carlos Iaquinandi Castro

La pretensión de un retroceso en la lucha por los Derechos Humanos fue derrotada por la movilización popular que colmó la Plaza de Mayo en Buenos Aires y ocupó las plazas de ciudades y pueblos de todo el país.

Pocas horas antes, el senado por unanimidad convirtió en ley la iniciativa que la noche del miércoles había aprobado Diputados también por abrumadora mayoría ya que solo un diputado votó en contra, y 211 a favor. La ley bloquea cualquier posibilidad de reducción de penas a los condenados por delitos de lesa humanidad.

Victoria Donda, abogada y presidenta de la comisión parlamentaria de Derechos Humanos solicitó "dar un contundente y claro mensaje a la justicia que en este país no vamos a renunciar a la memoria, verdad y justicia". La legisladora y nieta recuperada nacida en 1977 en la Escuela de Mecánica de la Armada durante el cautiverio de su madre desaparecida, aseguró que "es grave la interpretación equivocada y vergonzosa que hizo la Corte Suprema que benefició a un genocida" y añadió: "no queremos a ningún genocida caminando en nuestras calles".

En muchos lugares del mundo se pudo seguir en directo la multitudinaria expresión popular en Argentina, a través de las emisiones por Internet del
canal C5N de Buenos Aires. El canal público, controlado por el gobierno
prefirió ignorar el acto y no lo transmitió.

Jornada histórica

El país vivió una jornada histórica, y en la práctica demostró que "El pueblo unido…" es el único camino capaz de frenar la lucha por la justicia, e incluso de hacer cambiar su voto a los diputados y senadores que explícita o tácitamente habían respaldado ese fallo contrario a derecho que pretendía beneficiar con un indulto encubierto a centenares de represores condenados, algunos de ellos con penas de cuatro condenas perpetuas. Las encuestas indican que nada menos que un 86% de los ciudadanos está en contra de que sean puestos en libertad o se reduzcan sus penas. Las plazas del país fueron la mejor demostración de esa voluntad popular expresada en la marea de pañuelos blancos.

Ahora, se perfila el juicio político a los tres miembros de la Corte Suprema que con su voto dieron mayoría la fallo que otorgó el 2x1 al represor Luis Muiña, miembro de seguridad del Hospital Posadas, condenado en el 2011 a 13 años de prisión por varios secuestros y torturas durante un operativo militar.
De hecho, el multitudinario rechazo en la calle, y la resolución aprobada por el parlamento argentino, tendrían que motivar sus inmediatas renuncias.

La lucha sigue

Se ha ganado una batalla importante, pero en la gente y en las advertencias de Madres y Abuelas queda claro que hay un sector social y gran parte del partido de gobierno que encabeza Mauricio Macri que no abandonarán su intención de lograr la impunidad para los represores, porque saben que el control social, incluso con el uso de la violencia y el miedo es la única herramienta que permite aplicar medidas económicas que incluyen despidos, desocupación, y recortes sociales de derechos y libertades. Y ese básicamente es su proyecto, similar en sus objetivos, al que tuvo la dictadura instaurada en marzo de 1976 para beneficio de minorías y de los poderes económico-financieros: pueblo resignado, mano de obra barata y la entrega de riquezas y recursos nacionales.

El pueblo argentino demostró ayer que no está dispuesto a regresar a ese pasado, y que tampoco permitirá la impunidad de aquellos genocidas de entonces.
Fue una jornada de lucha y dignidad.

Carlos Iaquinandi Castro
Redacción de SERPAL
Servicio Prensa Alternativa
__________________________________________________________

Dada la importancia histórica de lo sucedido en Argentina, complementamos
nuestro artículo compartiendo dos crónicas del diario argentino "Página 12".
La primera, sobre la histórica concentración en la Plaza de Mayo, y la segunda, sobre uno de los actos realizados en el exterior, en este caso en la ciudad de Barcelona.
___________________________________________________________

UN RECHAZO QUE SE CONVIRTIO EN INMENSA MULTITUD
La concurrencia desbordó la Plaza y sus alrededores. Los organismos de DD.HH. exigieron dar marcha atrás con el fallo.

Por Warner Partot, Buenos Aires. *

No fue casual que fueron manos de mujeres las que cortaron las telas de los pañuelos, las que los entregaron a otras mujeres (y hombres) que las llevaron sobre los hombros, como se lleva la carga de una ausencia de 40 años. Y tampoco fue casual que fueran cuatro mujeres, con su extensa historia de ucha a cuesta, las que hablaron y repudiaron a la impunidad. Hasta que se escuchó el grito y todos los pañuelos blancos se alzaron en alto. Cientos de miles de personas se concentraron ayer en Plaza de Mayo y en distintas partes del país para repudiar el fallo de la Corte Suprema que habilitó el 2x1 para liberar a los condenados por delitos de lesa humanidad. Los organismos de derechos humanos exigieron a los tres poderes del Estado que den marcha atrás con esa decisión y recibieron con alivio la ley sancionada ayer que busca frenar la sentencia.

Albañiles con pañuelos. Hombres de traje con pañuelos. Una columna entera de mujeres peronistas de Ituzaingó avanzando, cada una con su pañuelo al cuello. La Plaza de Mayo y sus alrededores se poblaron de manifestantes que llevaban el símbolo de las Madres. La concurrencia colmó la Plaza y se extendió por ambas diagonales y por Avenida de Mayo hasta el Congreso. También ocupó buena parte de la 9 de Julio hasta Independencia. Sobre el final del acto, los organizadores calcularon unas 500 mil personas.

Mucho antes de que pudieran ingresar las columnas organizadas, la Plaza ya estaba ocupada por gente “suelta” que se acercó y que fue recibiendo pañuelos de distintos puestos de distribución. Algunos eran de la Defensoría del Pueblo. Otros pertenecían a una empresa textil que decidió donar 30 mil pañuelos.

El Encuentro Memoria Verdad y Justicia –que integran el Serpaj, la Asociación de ex Detenidos y Desaparecidos, Ceprodh, Liberpueblo y distintas organizaciones sociales– llegó por Diagonal Norte, seguido por los partidos de izquierda que decidieron levantar la otra convocatoria, que estaba prevista para hoy. Entre otros, se pudo ver allí al premio Nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel, a la referente de Correpi, María del Carmen Verdú, a la sobreviviente Nilda Eloy y a Patricia Walsh, quien recordó que había sido autora de un proyecto de ley para prohibir las amnistías. "Recién se convirtió en ley en 2015 cuando lo retomó el diputado Horacio Pietragalla, que prohíbe los indultos, amnistías y la conmutación de penas a los genocidas", indicó.

El Frente para la Victoria y otros partidos ingresaron por Diagonal Sur, mientras que las organizaciones sociales, sindicales y estudiantiles arribaron por Avenida de Mayo. La CGT hizo flamear un globo aerostático, que competía con los drones que hacían paneos sobre la multitud, que al igual que en los 24 de marzo tuvo un carácter pluricolor, heterogéneo y diverso en sus procedencias políticas y sociales.

Señores jueces

El escenario tenía una leyenda en letras gigantes que decía: "Ningún genocida suelto. Señores jueces: Nunca más", recordando el cierre del Juicio a la Junta. Cerca del escenario flameaban banderas rojas y otras celestes y blancas. La extensa bandera que lleva los rostros de los desaparecidos atravesaba la Plaza y llegaba hasta el escenario. Los integrantes de H.I.J.O.S. Carlos Pisoni y Amy Rice Cabrera estuvieron a cargo de conducir el acto, que comenzó con el tema "La memoria", de León Gieco. Muchos entre la multitud lo cantaron, algunos con los dedos en ve, otros con el puño en alto.

Mientras iban subiendo los artistas, científicos y periodistas que acompañaron a las madres, leyeron un texto de Fito Paez, que decía: "Queremos escuchar la opinión de Mauricio Macri. Una semana en silencio es una eternidad. Sigan con el Twitter y mirando encuestas". El presidente fue abucheado cuando se lo mencionó. Más temprano, había cumplido con el deseo del cantante: responsabilizó por el fallo al ex juez Raúl Zaffaroni y al Kirchnerismo.

Entre los artistas invitados, estaban Rita Cortese, Horacio Fontova, Luis Puenzo, Julia Zenko, Cristina Banegas, Mauricio Kartun y Víctor Heredia; entre los sindicalistas, los gremialistas docentes Sonia Alesso, Roberto Baradel y Eduardo López; Hugo Yasky, por una de las CTA; Francisco “Barba” Gutiérrez, por la CGT; el bancario Sergio Palazzo, el titular del Suterh, Víctor Santa María, y el dirigente de la CTEP Juan Grabois. También estaba el ex juez Carlos Rozanski y el defensor del Pueblo, Alejandro Amor.

Bajo el canto de "Madres de la Plaza, el pueblo las abraza", fueron subiendo las Abuelas y Madres, algunas en silla de ruedas, otras caminando despacio y algunas con un vigor sorprendente. Subieron además los integrantes del CELS, de Familiares de Desaparecidos y Detenidos por Razones Políticas, H.I.J.O.S. Capital, APDH, MEDH, Liga Argentina por los Derechos del Hombre, Fundación Memoria Histórica y Social Argentina, Asociación Buena Memoria, Comisión Memoria, Verdad y Justicia Zona Norte y Familiares y Compañeros de los 12 de la Santa Cruz.

Nunca más

"Esta vez no vamos a decir `gracias por acompañarnos`, porque todos los que estamos acá es porque repudiamos la decisión de la Corte. Estamos acá celebrando porque el pueblo unido jamás será vencido", comenzó Taty Almeida, la primera de las cuatro oradoras. Contó que la propuesta de los pañuelos surgió de las redes sociales y que ellas las aceptaron. "Estamos todos juntos con ese pañuelo blanco que es lucha y que no afloja", dijo, mientras la multitud levantaba en alto por primera vez los pañuelos.

"Los organismos de derechos humanos decimos nunca más a la impunidad, nunca más torturadores, violadores, apropiadores de niños. Nunca más privilegios para los criminales de lesa humanidad. Nunca más terrorismo de Estado. Nunca más genocidas sueltos. Nunca más el silencio. No queremos convivir con los asesinos más sangrientos de la historia", lanzó. "El miércoles pasado la Corte aprobó por mayoría el vergonzoso fallo, que abrió la puerta a la impunidad. Al día siguiente del fallo, los abogados de los represores se agolpaban en los tribunales para pedir el privilegio para sus defendidos", sostuvo Almeida, mientras la multitud silbaba a los jueces Elena Highton, Horacio Rosatti y Carlos Rosenkrantz.

La segunda oradora fue Nora Cortiñas, que había llegado con la columna de Encuentro Memoria Verdad y Justicia. Antes de seguir con la lectura del discurso, la madre de Plaza de Mayo arengó a la multitud, que la siguió en las respuestas a cada cántico. "Voy a empezar con una inspiración que tuve estos días: por los niños que fueron entregados a familias desconocidas, por los que fueron arrojados vivos al mar, ¡queremos justicia!" Miles de personas repitieron la palabra "Justicia". "Estoy muy excitada, como verán", bromeó Cortiñas. Los aplausos fueron un abrazo.

"Hasta hace una semana era indiscutible que esta ley no regía para los delitos de lesa humanidad que no son delitos comunes, no prescriben y no son amnistiables. La Corte Interamericana de Derechos Humanos niega la posibilidad de aplicar beneficios como el 2x1 a estos crímenes atroces”, advirtió. Entre los silbidos a los represores, Cortiñas recordó que “la Corte pretende soltar a Jorge “Tigre” Acosta, el jefe del Grupo de Tareas de la ESMA, y a Alfredo Astiz”. La madre de Plaza de Mayo se interrumpió para sumarse a los abucheos de la multitud. –¡A-se-sinos!, ¡a-se-sinos! –corearon.

“A Miguel Etchecolatz, asesino de la Noche de los Lápices y apuntado por la segunda desaparición de Jorge Julio López. A Von Wernich, asesino y nunca expulsado de la Iglesia”, completó. “Los genocidas, a 41 años del golpe, siguen sin confesar el destino de nuestros hijos e hijas”, recordó.
“Las víctimas del terrorismo de Estado debimos esperar muchos años la respuesta del Poder Judicial. Este fallo es un indulto a la historia”, sostuvo luego Lita Boitano, de Familiares. “Estamos hablando de los que volvieron a desaparecer a Jorge Julio López. Los apropiadores están pidiendo libertad anticipada. Esto no solo es riesgosa para nuestros nietos, sino para toda la sociedad”, indicó.

Por último, la presidenta de Abuelas, Estela Carlotto, advirtió que “afortunadamente, la sociedad ha reaccionado con firmeza. Numerosos jueces han rechazado los pedidos de reducción de penas. Hoy los legisladores aprobaron una ley que busca frenar la aplicación del 2x1. Necesitamos que los representantes de los tres poderes escuchen el reclamo de esta Plaza y hagan las gestiones para dar vuelta este fallo antidemocrático y pro dictadura”. “Los organismos de derechos humanos no estamos solos. Acá está el pueblo: un pueblo más sabio para resistir los embates que nos retrotraen a un pasado siniestro”, dijo.

–El pueblo / unido / jamás será vencido –cantó la multitud.

"La dictadura no es un hecho del pasado lejano. Que la corporación judicial nos escuche, porque no claudicaremos en nuestro reclamo nacional e internacional en la defensa de los derechos conquistados. ¡Levanten los pañuelos! ¡Por los 30 mil desaparecidos!", dijo. Mientras la multitud se convertía en una marea blanca, se escuchó de fondo: "¡Presentes! ¡Ahora y siempre!".
* Fuente: Página 12 ( Buenos Aires )
____________________________________


ARGENTINOS Y CATALANES RECHAZARON EL 2X1 EN UNA PLAZA DEL CENTRO DE LA CIUDAD

En Barcelona también dijeron Nunca más en la Plaza Sant Jaume
H.I.J.O.S. organizó concentraciones en plazas de Amsterdam, Estocolmo y París.

Por Flor Ragucci, Desde Barcelona *

Ayer no solo las plazas argentinas se llenaron de pancartas e indignación contra el fallo del 2x1 de la Corte Suprema. También las de Barcelona, Amsterdam, Estocolmo, París mostraron al mundo su repudio por lo que se consideran un atentado hacia la Justicia y la Verdad. Esta tarde se sumarán las de Madrid.

"Basta de impunidad. La memoria florece en cada lucha" pudieron leer grande en el suelo los turistas que, como cada tarde, atraviesan la plaza Sant Jaume, corazón administrativo de Barcelona. "2x1 Nunca más, ¿eso qué es?"algunos preguntaron y Martín Mozé, miembro de H.I.J.O.S. Barcelona, al empezar su discurso les respondió. "Haremos pedagogía porque queremos contarles cómo ha empezado todo esto: El 24 de marzo de 1976..." y Martín habló de torturas, de 30 mil desaparecidos, de 500 niños robados, de madres, de abuelas, de un plan económico neoliberal salvaje, de la deuda externa, del Plan Cóndor... Repasó una por una las razones por las que ayer esas trescientas personas en la plaza Sant Jaume se ponían el pañuelo blanco al cuello, del mismo modo que lo hacían en tantas ciudades argentinas y del mundo.

Martín Mozé recuperó su identidad en 2009 gracias al trabajo de H.I.J.O.S. Córdoba y las Abuelas de Plaza de Mayo y desde 2010 reside en Barcelona, promoviendo ahora de este lado del charco la lucha por la Verdad, la Justicia y la Memoria. En su afán por tender puentes entre las víctimas de la dictadura argentina y la franquista, la organización busca estar cada día más conectada con la sociedad española, con lo que la convocatoria de ayer por la tarde fue pensada no sólo para los argentinos residentes sino para todos aquellos que, debido al silencio de la mayoría de los medios locales, no tienen ni idea de lo que es -y lo que supone- la sentencia del 2x1. "Ahora con el gobierno de Macri vemos todo un retroceso no solo en materia de derechos humanos sino también en políticas económicas, con medidas que son muy parecidas a las que se sufren aquí con Mariano Rajoy: recortes a cada uno de los logros que hemos conseguido con la lucha social", expresó Mozé en el centro histórico de la capital catalana.

"La sentencia según la cual se rebajaría la condena a genocidas es una nueva embestida del órgano judicial, así como lo es que la cúpula religiosa nos sugiera reconciliación con los asesinos de nuestros padres y hermanos. Eso no va a pasar hasta que no nos pidan perdón y nos digan dónde están nuestros 30 mil desaparecidos", le recordó Mozé a una audiencia, en su mayoría, argentina. "Seguiremos aquí hasta que no quede ningún genocida en las calles, ni en España, ni en Argentina, ni en México ni en el Mediterráneo. Sin memoria no hay futuro", concluyó el representante de H.I.J.O.S. Barcelona, arropado por una gran ronda de personas visiblemente emocionadas.

Uno de ellos, el alcalde Gerardo Pisarello -un tucumano que cubre la licencia maternal de la alcaldesa Ada Colau, convirtiéndose en el primer intendente latinoamericano de Europa, escuchaba conmovido las palabras de Mozé no solo en su piel de representante institucional ni en la de argentino, sino en la de hijo de un asesinado en la dictadura militar del 76 y "hermano de las demás víctimas", tal como lo expresó al comenzar su intervención. "Soy hijo de una generación que creció en medio del horror, vi a mi madre perseguida por coches paramilitares todos los días, la vi desesperada cuando recibió la noticia –como tantas otras mujeres– de que su marido había aparecido torturado y asesinado", contaba Pisarello a muchas personas que, por primera vez, veían de cerca a su alcalde. "Yo soy de una familia que tuvo la suerte de que el cadáver de mi padre apareciera, pero hay muchos de los que están presentes aquí que no tuvieron esa posibilidad. Pasamos una experiencia que nos marcó muchísimo. Yo no estaría hoy en el Ayuntamiento de Barcelona si no fuera también por esa biografía, muy dura pero enormemente digna", confesó el intendente.

Pisarello también aprovechó para ir hacia atrás y contextualizar en la historia lo que hoy se está reivindicando, el por qué de tantas plazas alrededor del mundo levantándose al unísono. "Los Juicios a las Juntas Militares en Argentina fueron algo inédito en el transcurso del Siglo XX. El planeta entero escuchó las condenas a responsables de delitos atroces y luego, cuando la impunidad intentó volver con leyes de Obediencia Debida y Punto Final vimos cómo la fuerza de la calle consiguió, a pesar de todo, mandar un mensaje de dignidad que deslumbró al mundo", evocó Pisarello. "En un país como este, donde la dictadura franquista causó estragos, donde todavía hay miles de personas en las cunetas e hijos que no saben dónde están sus padres, todavía recuerdo la admiración con la que se veía lo conseguido por los movimientos de derechos humanos en Argentina".

Como "un enorme retroceso" calificó el intendente de Barcelona la reciente sentencia de la Corte Suprema que "desconecta a la Justicia argentina del Derecho internacional de los derechos humanos nacido después de Nüremberg para decirle nunca más a estos delitos aberrantes", a la vez que manifestó su preocupación por la actitud del gobierno de Macri "al poner en cuestión los hechos ocurridos durante la dictadura"

Finalmente –y antes de dar paso a la intervención de la Plataforma argentina contra la impunidad– Pisarello quiso hacer hincapié en el valor de la presión internacional. "Los derechos nunca han caído del cielo, siempre han sido conquistados, porque son límites al abuso de poder. Y cuando digo poder no me refiero solo al político sino también al privado, que está detrás de estos crímenes de lesa humanidad porque muchos grupos empresariales importantes querrían la impunidad para reproducir aquellos modelos económicos que exigen la represión", concluyó el representante de un gobierno municipal que en todo momento apoyó la querella contra los crímenes del franquismo llevada a cabo en Argentina, cerrando este acto organizado por H.I.J.O.S. Barcelona en repudio a la impunidad de ambas y de todas las dictaduras.-

* Fuente: Página 12 ( Buenos Aires )

 

 

El adiós a Carlos Slepoy >>