ARGENTINA: Gracias Hugo Cañón



" Hay hombres que luchan un dia y son buenos.
Hay otros que luchan un año y son mejores.
Hay quienes luchan muchos años, y son muy buenos.
Pero hay los que luchan toda la vida,
esos son los imprescindibles".
Bertolt Bretch

ARGENTINA: Gracias Hugo Cañón

ARGENTINA: Gracias Hugo Cañón

4 de Enero de 2016
Aumentar tamaño del texto Disminuir tamaño del texto

Gracias Hugo Cañón

Estas tres palabras del amigo Aníbal Sicardi son el titular más apropiado para este SERPAL que no hubiéramos querido escribir y circular nunca.

Pero el rigor de la realidad nos lleva a compartir con Uds. esta dolorosa noticia del accidente y fallecimiento de Hugo Cañón, pero también la certeza de haber perdido a una persona valiosa, entrañable, a un compañero.

Al recibirla esta mañana, en unos minutos pasaron por mi cabeza muchos momentos de nuestra vida. Desde finales de los 80, cuando comenzó su laborioso y comprometido trabajo de encontrar la verdad sobre las responsabilidades militares y civiles en la represión durante la dictadura , y recibía a los miembros de la Comisión de Derechos Humanos, a familiares de los desaparecidos, de los asesinados.

En uno de sus viajes a España le acompañé a una visita que tenía programada en Barcelona con el entonces fiscal general de Catalunya, José María Mena. Ambos tenían en común su compromiso en defensa de los Derechos Humanos y las libertades. El pasado noviembre, le escribí preocupado por las perspectivas de Argentina por la posible victoria electoral del macrismo y la situación de A.Latina en general.

En su respuesta me vaticinaba que si vencía, Macri "podría dar un salto hacia atrás que implicará sufrimiento para los más vulnerables." "Son negocios, puros negocios" , añadía. "El mercado regiría las orientaciones, que -como sabemos- implica más para los que más tienen. Endeudamiento al infinito, abrir las importaciones, destrucción de la industria nacional, alta devaluación, aumento de precios, mano en el bolsillo de los consumidores de menores recursos".

Más adelante escribía: "Estados Unidos ha jugado muy bien su juego. La Corte se sumó a la apuesta. Una vez más, la `guerra al narcotráfico` es uno de los caminos. En los 80 reunía a los comandantes en jefe de los ejércitos de Latinoamérica. Ahora juega con los poderes judiciales y/o parlamentarios ( como en Paraguay, Honduras). Venezuela es el objetivo a primera vista. Pero si cae Argentina la catarata se producirá fácilmente ( Brasil, además de Venezuela. Y en segunda etapa Ecuador y Bolivia)."

Y en el párrafo final de sus comentarios escribía: "Estamos en tiempos de "angustia" ( en el sentido latino que da origen al término. De angosto sendero, donde se es vulnerable al ataque y tenés el precipicio a tu lado)."

Comparto estos párrafos recientes de Hugo porque creo que es un lúcido anticipo que las circunstancias del proceso argentino y latinoamericano desgraciadamente van confirmando. Y porque a pesar de eso, o con más razón aún, Hugo estaba dispuesto para continuar su tarea infatigable defendiendo derechos y libertades.

En el vértigo de la política y de la situación argentina en general, y en el remolino de este comienzo del macrismo en su afán regresivo, la muerte de Hugo no tendrá la difusión y el alcance que merece su partida. Muchos desconocerán que hemos perdido una persona honesta, valiente, consecuente con la defensa de los Derechos Humanos y que marcó un punto de inflexión en el proceder de los responsables de la justicia. Solemos decir que no hay hombres irremplazables. Pero esta vez, Bertolt Brecht tiene razón: (...) "pero hay los que luchan toda la vida, esos son los imprescindibles".

Hemos perdido un gran ser humano. Son esos golpes que cuestan admitir.

Pero por encima del dolor habrá que sobreponerse porque la vida continúa, y los que destruyen, pisotean, y vuelven a controlar los resortes del poder en favar de minorías, continuarán con su tarea.

Ojalá su ejemplo nos siga dando fuerzas y ánimo para ser mejores en la defensa de los derechos sociales y las libertades.

* Carlos Iaquinandi Castro
Redacción de SERPAL
Catalunya, España.

___________________________

* Compartimos el artículo circulado por Ecupress que firma Aníbal Sicardi desde Bahía Blanca:

Gracias Hugo Cañón.
Por Aníbal Sicardi
Bahía Blanca

Indudable referente de los Derechos Humanos Hugo Cañón falleció en un accidente automovilístico, ocurrido alrededor de las 15 del domingo 3, en las cercanías de la ciudad de Olavarría en la provincia de Buenos Aires.

Fue el primer fiscal en declarar la inconstitucionalidad de la ley de obediencia debida. Ocurrió en 1987. El año anterior, 1986, había aceptado la designación como Fiscal General Federal de Bahía Blanca. Contaba que cuando le ofrecieron el cargo sus amigos y familiares no lo vieron como positivo y que lo impulsaban para no aceptar esa función.

Comentaba a la Revista Cabal que “El argumento central era que la justicia no se había modificado sustancialmente, sobre todo la justicia federal. Se la asociaba a la dictadura, con quien los jueces y fiscales fueron útiles y funcionales para asegurar la clandestinidad del plan de exterminio. Y esto era cierto”

Sin embargo el fiscal acepta. Testimoniaba que “en mi decisión pesó el ansia de recorrer un camino reparador por medio del poder judicial. ‘Todavía cantamos’, me dije. Los desaparecidos, sus familiares, los niños apropiados, merecían los máximos esfuerzos para saber qué había pasado y juzgar a los responsables de semejantes crímenes aberrantes” y ejerció esa función, con dignidad y valentía, por 23 años.

Esa actitud es una de las tantas que pintan la integridad interna y solidaria de Hugo Cañón

En el recorrido de su vida Hugo fue receptor del agradecimiento de centenares de personas que fueron favorecidas por su activo compromiso.

Paralelamente recibió premios como el “Justicia Universal”, en el 2000, otorgado por la Asociación Argentina Pro-derechos humanos de Madrid. El “Reconocimiento a la trayectoria y el compromiso con la Defensa de los Derechos Humanos” de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la Universidad de La Plata en el 2006. En 2007 el reconocimiento a “Personalidad Destacada de los Derechos Humanos” de la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires por su respuesta de rechazo a la Ley de Obediencia debida.

Tenía 68 años. Nació en Villa Rosas, un barrio de laburantes de la ciudad de Bahía Blanca Yo también nací allí. A pocas cuadras de la familia de Hugo. Menor que yo no pertenecía a mi barra pero era amigo de amigos por lo que solíamos vernos y comentar historietas.

Ya mayores me contó que necesitados del aporte económico su madre salió a buscar trabajo. No conseguía Finalmente le dieron un lugar en la Fábrica de Bolsas que estaba a la salida de Villa Rosas, en la curva que va hacia Ingeniero White, conocida como El Guanaco. El primer diciembre la madre de Hugo regresa a su casa con la sonrisa de oreja a oreja. Había cobrado el aguinaldo. Repetía las gracias a Perón por lo que Hugo la frena y le dice “Mirá el aguinaldo es obligatorio así que lo que hizo fue cumplir con la ley” “ Si, es cierto –le respondió la madre- pero para que la ley se cumpla se necesitan personas que las tengan bien puestas”.

“A mí -reflexionaba Hugo cuando me lo contaba- que ya era apasionado de las leyes me hizo ver que por más buenas que sean no sirven si no hay quien las ponga en práctica” Eso es lo que se propuso y logró, Gracias Hugo. Un gran abrazo.

Aníbal Sicardi
Ecupress.

 

 

Los gobiernos europeos incapaces ante la crisis humanitaria >>